Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Ingeniería social’


Esaúl R. Álvarez

 

 

 

La lámpara del cuerpo es tu mirada; si tu mirada es pura, todo tu cuerpo estará lleno de luz. Si tu mirada es maligna, todo tu cuerpo estará en tinieblas‘. (Mt. 6:22-23)
Esta historia ya puede contarse ahora, porque la necesidad misma está aquí en acción. Este futuro habla ya en cien signos; este destino se anuncia por doquier; para esta música del porvenir ya están aguzadas todas las orejas.” (Nietzsche, La voluntad de poder, Prefacio).

 

 

 

Aunque lentamente, en los últimos años han comenzado a surgir voces discrepantes ante los excesos dogmáticos del feminismo moderno y los cada vez menos disimulados métodos de ingeniería social que propaga y emplea para sus alcanzar fines.

Pero aunque ya ha habido valientes intentos de conformar un discurso teórico crítico en este sentido, se carece todavía de un análisis del feminismo desde una perspectiva que pudiera ser considerada tradicional. Resulta particularmente llamativo que buena parte de las críticas recientes a que hacíamos alusión antes, contra este subproducto ideológico, provengan del ámbito de la izquierda libertaria. Pero también por este motivo, y pese al valor y perspicacia de tales análisis, no es posible encontrar hasta la fecha una crítica desde presupuestos tradicionales o perennialistas. Para encontrar una opinión fundada en este sentido hemos de seguir remontándonos a los análisis que hiciera J. Evola durante los años 20 y 30 del siglo XX, acerca de la feminización de la sociedad y la ‘guerra de sexos’ -hoy diríamos ‘guerra de géneros’-, análisis proféticos en todo caso que mantienen hoy, pasado casi un siglo, toda su vigencia y actualidad.

Sin duda, ante la virulencia que muestran las operaciones de ingeniería social disfrazadas de ideología política y envueltas tras un falso disfraz de tolerancia y multiculturalismo, las críticas se harán cada vez más frecuentes en el futuro próximo, tanto en el ámbito privado como en la esfera pública, pero, si se desea que tales críticas vayan más allá de la mera expresión de protesta contra un orden que nos viene dado y al que solo cabe plegarse, y que contribuyan al reenderezamiento de los acontecimientos, el análisis crítico debe dirigirse sin ambages a combatir el núcleo teórico y la agenda revolucionaria de tales pseudo-ideologías de la postmodernidad.

A pesar de la censura invisible que actualmente se nos trata de imponer a través de la interiorización de conceptos como el de ‘políticamente correcto’, es un imperativo reaccionar  ante el tsunami disolvente con que la postmodenidad hace tabula rasa de todo lo que encuentra a su paso, dejando tras de sí un desolador horizonte de ruinas y escombros sobre el que fundar su nuevo orden, muy probablemente algún tipo de transhumanismo. Reaccionar es justamente el sentido real de la palabra reaccionario, tan empleada actualmente por parte de los perros de presa del Nuevo Orden Mundial y su neolengua como ‘palabra policía’ que puede ser arrojada contra cualquiera que se separe del dogma hegemónico. No se debe temer por tanto ser vilipendiado con la misma pues apunta precisamente en la dirección correcta, la de la necesaria reacción, ya que quien no reacciona ante las circunstancias actuales de deterioro social y cultural, siquiera sea en su fuero interno o en su círculo más próximo de familiares y amistades, se convierte en corresponsable del mismo.

*

Cuando nos centramos en las críticas más recientes dirigidas al feminismo, los argumentos de las mismas giran en torno a varios ejes que van desde lo político y sociológico hasta el estudio de las biografías de los extravagantes, y en ocasiones siniestros, personajes que se han erigido en profetas del género y el feminismo, ideologías ambas cada vez más inseparables e indistinguibles entre sí pues se apoyan y necesitan mutuamente en su labor de transformación -demolición- social. A nadie se le oculta ya a estas alturas que el feminismo es la consumación del programa revolucionario-ilustrado de deconstrucción del orden social tradicional y uno de los últimos peldaños en la instauración del ‘nuevo orden’. Se trata por tanto de situar el feminismo en su contexto, no ya histórico, sino filosófico y sobre todo metafísico, que es el que le ha hecho posible.

 

 

 

  (más…)

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: